La identidad teutona


Luego de la segunda guerra mundial Alemania sufrió una crisis de identidad nacional de la cual nadie creía que los teutones llegarían algún día a reponerse. El castigo económico, la nueva división política del país y las pérdidas de vidas humanas hacían que dicha nación tuviera poco o nada para ilusionarse durante la post-guerra. Fue hasta que en 1954 un grupo de hombres dirigidos por el épico estratega Sepp Herberger le devolvieron la esperanza, la ilusión y el orgullo nacional al golpeado país teutón. Los alemanes habían conquistado el mundo nuevamente ganando la Copa Mundial de Suiza 54 venciendo nada más y menos que a los magiares y su tan notablemente distinguido ¨ballet húngaro¨, conocido como el equipo más temido y que mas agradaba en la época.

La formula de los alemanes había sido una que los había caracterizado por su eficiencia para sacar resultados en la vida cotidiana, era la disciplina y concentración de las labores ordenadas. Era la época de la famosa WM, un sistema 3-4-3 utilizado comúnmente por países y clubes de aquel entonces. Las tácticas de Sepp ayudaron a los teutones no solo a encontrar su primer campeonato mundial sino también a formar una identidad de futbol nacional que tanto carecían los germanos en los años previos. Desde aquel entonces futuras generaciones de estrategas y seleccionados del “Manschaft” funcionaban bajo dicha filosofía que daba prioridad a la disciplina táctica, el orden colectivo y la capacidad de manejar la presión los 90 minutos sin darse por vencido. De ahí surgió una famosa frase que decía “El futbol es un deporte donde se juegan los 90 minutos y al final ganan los alemanes”. Debido al éxito que luego llegaron a obtener todas las futuras generaciones que conformaron la nacional que hoy en día tiene 3 mundiales y 3 eurocopas.

Aunque hoy nos parece extraño y nada del otro mundo jugar de manera calculada bajo extrema disciplina táctica, en aquel entonces pocos países lo podían hacer como lo hacia Alemania. Fue esta la clave del éxito que los llevo a los siguientes títulos; subcampeonato del 66, semifinal del 70, campeones de la euro del 72, campeones mundiales 74, subcampeones euro 76, campeones euro 80, campeones mundiales 90, subcampeones euro 92, campeones euro 96 y subcampeones del 02.

Sin embargo el futbol alemán ha cambiado mucho. A veces se dice que la selección de futbol es la mejor representación del país. Lo que un día fue un equipo conocido por ser una maquina aplanadora, fría, calculadora, aplicada sin sentir intimidación o presión del rival. Ahora  ha tomado la forma de la “nueva Alemania” una Alemania que muestra un futbol más “alegre”, más suelto y variado pero siempre ordenado. Un cuadro que refleja su población multicultural en el siglo XXI. En el que podemos ver jugadores de diferentes procedencias, africanas, turcas, polacas entre algunas jugando bajo una misma bandera de tolerancia y apertura social.

La Alemania de hoy en día comienza a agradar al mundo del futbol sin perder el respeto ganado por Beckenbaeur, Muller, Voller, Klinsman o Sammer por mencionar algunos. No muy conocidos por crear un ¨futbol bonito¨ en el pasado, hoy día los germanos desarrollan una vistosidad  en función colectiva capaz de crear jugadas de gol al propio estilo de un juego de Playstation. Tras las últimas cosechas podemos notar que el nuevo estilo le ha venido bien y dada la espectacular eliminatoria que tuvieron es evidente que esta selección está mejor trabajada que las demás participantes de esta Euro 2012, por lo tanto, es el equipo más sólido y con más probabilidades de ganar para la Euro 2012.